jueves, 22 de mayo de 2014

y me perdí en la noche


Yo se lo había pedido tantas veces!...

No me traiciones enamorándote de otra, Pedro. No me traiciones, porque te voy dando mi vida a cada paso y aunque sea una vida de mierda, es la única que tengo y es la que me permitiste tener. Así se lo pedí, señor, porque lo quiero tanto! Veinte años con esta vida, prendida a él como un musgo, como una pelusa en su saco. Veinte años sin pensar en nada más que en complacerlo: no tengo proyectos, no he tenido sueños, no he deseado nada. Solo tengo este cuerpo que se envejece por adentro, aunque aún parezca de seda y esta mirada desolada que seduce a los pobremente solos, a los desahuciados del amor, a los condenados de la vida. Pero nada mas tengo. Ni una casa que me espere. Nada más que un vientre obligadamente árido, porque él ha querido  siempre esta puta perfecta al costado de tu vida, "su mejor quiosquito" como le gusta llamarme; y eso soy, un pequeño negocio en el que sólo invierte caricias distraídas y un sexo apurado, de cuando en vez, que me deja siempre en una solitaria sombra, de la que ya no salgo casi nunca. Pero soy mujer de un solo amor, "mina fiel y de buen corazón" como las del tango, señor. 
Fue en el Café de Troncoso que me pareció ver un cruce de miradas chispeantes con la chiquilina ésa, la sobrina de su mujer que vino de Mendoza y huele como a manzanas, fíjese, señor, el olor de la provincia debe ser, porque cuando yo empecé tenía catorce años igual que ella, y no olía más que al perfume barato que Pedro me regalaba para convencerme. Y ahora no, ahora a mis perfumes los compro yo, pero no huelen a manzanas. Y resulta que ayer mismo, cuando iba a darle un beso casi a la siesta, antes de empezar a trabajar, veo que Pedro besaba a la chiquilina como hace tanto y tanto que no me besa a mi. Así, que me fui silbando bajito pensando como de nada en ese cincel que Pedro me había regalado apenas empecé a trabajar en la calle, por si necesitaba defenderme. Y nunca necesité. Mire cómo es el corazón de las mujeres, señor, que ese día trabajé como nunca pensando en Pedro besando a la chiquilina tomándole la cara así, ve? como si las manos fueran alas de paloma, me pareció. Y casi ni me importó esperarlo bajo la llovizna, con todo ese frío. Cuando llegó a la esquina, yo le sonreí con mi mejor cara de puta y no sé que fue lo que lo empujó a abrazarme. Pero eso me dió mas rabia que la que ya tenía y no me costó casi nada meterle el cincel entre las costillas. Sabe, señor? Me miró asustado por la sorpresa y se fue resbalando despacio por todo mi cuerpo. Y yo lo miré como caía y ví toda esa sangre con tanta tristeza! Porque se le había pedido tantas veces en estos veinte años! Y me perdí en la noche... 
 
Cuando ya no pude más, me acurruqué en un umbral y me dormí. Y ahi me encontraron.

No, señor, no me arrepiento de nada, aunque ame yo a Pedro tanto y tanto.
 

viernes, 4 de octubre de 2013

En el camino

Fue ese lunes fresco, apenas soleado, de esta primavera díscola que nos toca en Buenos Aires.
Llegué apurada, pensando sin pensar en el paisaje de esa gran casona rodeada de "coronitas de novia" locamente florecidas y esa glicina, ay, esa glicina!
Manuel me esperaba levemente ansioso y un poco titubeante al elegir el mejor lugar para nuestra charla; hasta que elegimos ese lugar tranquilo en el comedor, cerca de la ventana, casi como si fuera la mesa de un bar. 
Nos miramos para vernos, pues era nuestro primer encuentro. Eramos dos desconocidos; yo sabía porqué estaba allí: buscaba historias; Manuel no entendía muy bien y me miró un momento con desconfianza, pero sólo un momento.
El es delgado, tímido, de mirada como de agua clara, un poco triste. Tiene setenta y pico; habla en voz baja, casi como para él solo.
"Un hombre solo, casi de siempre", pensé.
Y él lo confirmó enseguida: "Ah, no sé si puedo hablar de amor. No he tenido finales felices." Me lo dijo  con su cara de muchacho grande, con una sonrisa apenas esbozada, como de disculpa.
Pero, después fué contándome pequeñas historias, un poco inconclusas; no hablaba de desamores, no. Eran, más bien, como cartas de amor guardadas sin enviar. Breves ilusiones dibujadas en un vidrio empañado en tardes de invierno. Sueños inacabados.
Le pregunté rápido, como para sorprenderlo: "Y de qué se arrepiente, Manuel?"
Me miró con su mirada como de agua clara y me dijo con un dejo de enojada tristeza:
-De haberme conformado. De no haber peleado más. Me hubiera gustado escribir. Como hace usted. Ahora mi memoria...
Y miró por la ventana, seguramente buscando aquellos sueños dejados en el camino.
 
mas Caminos en lo de JUAN CARLOS
 
 
 
 
 
 
 
 

jueves, 26 de septiembre de 2013

mariel, esa duende



ella es así. 
anda siempre organizando la vida, inventando sonrisas, hablando en voz alta, haciéndose la fuerte, olvidándose de ella para no tener miedo, ahora no.
ahora tiene que estar con su hija que se casa el sábado; tiene que ayudarla a elegir el vestido, ver qué flores le adornarán el pelo y cuáles le aromarán las manos. acompañarla a soñar.

ni siquiera se permite pensar demasiado en eso. ni sentir dolor. casi.
cuando su padre decidió morir hace apenas unos días, después de la parálisis, la rabia, el llanto convulsivo, ella lo perdonó de pronto. decidió que eso de "irse" había sido un acto generoso para con ella, y siguió organizando la vida.

eligió para la boda un bello vestido azul con el que estaba preciosa. 
se la veía radiante, linda. "y  feliz", pensé mirándola, admirándola.
y luego en la fiesta todo fue sentir la felicidad de su hija. y bailar. bailar como si todo fuera esa tibia felicidad.

ahora la casa está en silencio. y ella tiene miedo de llorar. no quiere llorar. no quiere pensar. ni sentir. en unos días será la intervención. ese intruso que se metió en su vida, tiene que irse. se arregla el pelo, vuelve a pensar en el color con que pintará la pared de la sala; en el tapizado del sofá.

entonces, piensa, desea, necesita estar sana. saberse dueña de ella, verdaderamente. 
y sentirse lista para volver a amar.


mas verbos de vida en lo de Alfredo, claro.

viernes, 20 de septiembre de 2013

este jueves: recetas



te acordás, mamá, aquellas charlitas nuestras mientras cocinabas?
con tu alegría, tus manos cálidas, una cacerola y cuatro cositas (y tal vez también con tu suave exuberancia) eras una imaginera apasionada que inventaba un potaje de sabores, olores, colores y pequeños secretos que siempre, siempre nos sentaban a la mesa donde se celebraba la vida.
esos momentos fueron la escuela donde aprendí la alquimia para cada sentimiento con los que se nutre el alma; donde aprendí sin darme cuenta a preparar abrazos con gusto a pan calentito salido del alegre juego de mis manos; a planear encuentros de domingos con perfumes untuosos; a descubrir las dulzuras de las madrugadas con la seducción de una ambrosía para después del amor.
ay, mamá, imaginera y adivina, pienso a veces. porque ahora mismo, cuando llevo tanto tiempo caminando con vos sin que andes a mi lado si no en mi alma, cada ratito de aquellos se ha quedado enganchadito en mi memoria sin que ningún viento de la vida los mueva.
mirá vos, nosotras que no nacimos amas de casa, que siempre salimos a trabajar por nuestro dinero y nuestras libertades, construimos en la cocina nuestra mejor comunión al calor de los fuegos, con la urgencia de la levadura y el almíbar de tu inimitable budín de pan. fue el lugar de nuestras confidencias y de mi aprendizaje de la sensualidad; donde me regalaste la ilusión de aquel pájaro azul y la receta para cada uno de mis sueños. y es en mi cocina donde sigue estando para mí la más clara presencia de tu ausencia y donde sigue acompañándome tu complicidad.

y te diste cuenta, mamá, que nunca leímos El Libro de Doña Petrona?



n/a: Doña Petrona C. de Gandulfo fue una elegante cocinera que hizo de su libro de cocina un emblemático best seller durante años y años.
        Quiero agregar a mis palabras que mi madre murió unos dìas antes de mis 21 años y en ese rato de la vida que compartimos, me enseñó casi todo lo que sé para vivir.

                                                      recetas mágicas en el balcón de Casss

lunes, 16 de septiembre de 2013

miralunas tiene premio!

Teriri me ha elegido para compartir su premio y en mi finde de lluvia casi ha salido el sol.
me ha gustado tanto que me siento una elegida de verdad, como la mejor, asi. jajá!

muchas gracias por eso!

el premio tiene algunas condiciones que no me cuesta nada cumplir:
- agradecer a la persona que te lo concede incluyendo el enlace a su blog.
- contar 7 cosas acerca de ti.
- seleccionar 15 blogs que hayas descubierto recientemente o que sigas con regularidad.
 
yo dije:
"espejito, espejito, cuéntame 7 cosas de mí!"
y el espejito dijo:
el artista dice que sos oblicua, por eso de mirar la vida y vivirla siempre por atajos;
* y yo digo que sos vaga y malentretenida como un gorrión,
* tenés la curiosidad de los gatos... y su misma feliz pereza!
* escribís como hablás (o hablás como escribís?)
* siempre te ha gustado patear algún tablero, no?
* sos apasionada, vehemente, novelera y divertida...
* y también me gusta eso de que nada "te chupe un huevo"#!
#todo me chupa un huevo: argentinismo "todo me importa nada"
 
Y MIRALUNAS ... concede el Versatile Blogger award a...
1. Nido de Serpientes
2. El balcón de Cass
3. Y nacimos casualmente
3. El blog de Beatriz
4. Certificado de Existencia
5. Matices en la vida
6. Simona, la luna y Cecy
7. Flin en la libretita
8. Palabras descalzas
9. Mis letras imsomnes
10. La menor idea
11. Letras en tránsito
12. La plaza de diamante
13. Desde la Orilla
14. Comunicalafate
15. Humberto Dib
 
Nota de Miralunas: quiero que los autores de los blogs que he nombrado sepan que son 15 títulos en el mismo renglón de mis preferencias y que los que no he nombrado es sólo porque debían ser 15. sepan, también, que entrego este premio sin más condición que ponerlo en algún lugar de vuestro blog, para saber que me estiman como yo a ustedes. y ahora me tomo una libertad: 2 menciones especiales.
porque hoy tengo nostalgia por lluvia
(y porque fueron mis dos primeros amores)

viernes, 13 de septiembre de 2013

jueves: avisos de contacto


antes de dormirse tomó la decisión y se sintió otra vez pícara y contenta. pondría un aviso en el diario que le dejaban por debajo de la puerta cada mañana. quería un cambio para su vida. y así lo hizo.

señora de 63 años, alta, gorda, de buen escote, elegante, sensual, de linda conversación, de risa fácil aunque no porque sí, pudiera decirse informada y de humor inopinado, estaría feliz de encontrarse a un señor de edad acorde, características parecidas (salvo dos detalles: no debe ser gordo y no debe tener escote de ningún tipo), para correr la aventura de la vida, investigar madrugadas, andar las lluvias y ser cómplices de la luna y del fuego, sin olvidar el goce de la complicidad y compartir la atracción ineludible por el buen vino, el pan fresco y el sabroso queso, para pecar la lujuria, la gula y la pereza sin temor a perder el paraíso. señores ombligos del mundo, abstenerse. contacto: yomirolunas@future joys.com.ar

el día que leyó entre risas y expectativas escondidas aún para ella misma, su aviso publicado en "Encuentros" del diario que lee cada día, recorrió algunos otros rubros de la sección clasificados y sin saber porqué fué a "Educación, cursos y clases". le llamó la atención ese aviso tan largo como el suyo y lo leyó con curiosidad.

Antiguo profesor de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales  de la Universidad de Buenos Aires busca profesional afin, con madurez suficiente, para investigar sobre "Las sensaciones que causa en un otro el color de la mirada"; un trabajo que por prejuicios del oficio he ido postergando, sin dejarme ganar de una vez por el placer de ir sin rumbo por los vericuetos de una investigación sin evitar los propios sentimientos en pos del rigor científico. Por tanto, mi búsqueda se dirige a una persona de mente abierta, de convicciones serias, con experiencia de vida, sin prejuicios académicos, con sensibilidad sin puerilidades, de mirada abarcativa y necesario sentido del humor, con la que podamos acordar un firme argumento que nos lleve a las mejores conclusiones. Comunicarse a: Iwantmore@educ.com.ar

esa noche se duchó cansada y feliz. Joaquín es encantador y trabajar con él le ha renovado el torrente sanguíneo, le ha puesto en movimiento la cabeza, le anima la risa y ahora sabe que sus ojos son color tabaco claro, como el de los cigarrillos rubios. ja ja, se le ha erizado la piel!
cuando abre su correo antes de irse a la cama como cada noche, la sorprende encontrar un mensaje de Joaquín y luego de leerlo se le escapa una carcajadita temblorosa, ilusionada inquieta.

Estimada Señora:
                       Mi nombre es Joaquín, soy alto, no soy gordo, no tengo escote alguno y usted con ese aviso me parece ya una aventura. Ojalá le interese conocerme y le contaré más de mí. Quedo ansioso por conocer el color de su mirada. Ya soy suyo.

después de un rato, cuando ya no temblaban sus manos, escribió:

Querido Joaquín:
                        Por suerte para mi alma ya te conozco y quiero conocerte más, claro! Mi mirada es de color tabaco claro, como el de los cigarrillos rubios, ya sabés. Y me gusta que ya seas mío. Soy María.

                                                          
                                                                             mas avisos en los clasificados de Encarni