jueves, 16 de mayo de 2013

este jueves: la fiebre del oro


José era un comerciante viejo, rico y solo de la peor soledad: esa sin recuerdos del amor.
Ana era joven, rubia y sola de esa otra soledad terrible: la de la calle.
así es que un día empezaron a mirarse, Ana le pidió una moneda con esa mirada prometedora de los que no saben de promesas, José le dió un billete de los grandes y le dijo que se bañara. 
la chica fue a la gasolinera donde cambiaba favores y se higienizó cuidadosa y seriamente. y asi, limpia y peinada, se compró ahí mismo, en el Once un vestidito de lana que en su cuerpo parecía de diseño y unos zapatos azules como de cenicienta.
se paró como una niña en la puerta del negocio de José que la miró como un condenado sin razones.
-me invitás a comer?
-te invito.

José se lanzó en la vida de Ana como aquellos buscadores de oro, febril, atormentado y sintiéndose siempre hambriento de la esquiva esperanza.
Ana lo recibió como una esclava de su desvida cotidiana, de lo que le tocara; y se fue puliendo como una pepita entre el canto rodado de ese río de pasiones entre el desamor y la calle: de callejera a reina.
y José sintiéndose mas rico siendo su esclavo, se enjuveneció poderoso de deseo.

 el gerente del hotel de pasajeros vecino a su comercio fue el que le contó.

la miró dormir, dorada y traicionera; se miró las manos, y silenciando alaridos ahogados de desolación, se mató después de matarla, febril y atormentado como aquellos buscadores de otras muertes. 

Once: barrio muy comercial, con precios muy accesibles en vestido y muuuy variopinto en su humanidad.


otro afiebrados en casa de Jwan Carlos

25 comentarios:

  1. el vellocino acabó con el vecino...

    ResponderEliminar
  2. Dos soledades que se encuentran, por diferentes motivos cada cúal, abocados cada uno a sus abismos...El no pudo con el saco dorado que traia a sus espaldas la nueva compañia. y decidío llenarlo de sangre para cubrir ese mal entendido dolor.
    Me gusto tu jueves.
    Besos bella Miralunas.

    ResponderEliminar
  3. Que triste final para una fiebre que podría haber sido otra cosa. A veces la ambición se convierte en obsesión y termina de manera drástica.
    Una muy buena historia, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Triste final para algo que pudo ser y no fue.

    ResponderEliminar
  5. ahhhhhhh...y yo que me estaba poniendo contenta presumiendo que esta historia de buscadores iba a culminar bien!...¿será que el oro -aún en sentido figurado- contamina todo lo que toca?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Jo, tremendo final! Pensaba que mutuamente se iban a salvar (cada uno de sus soledades y miserias) y el final ha sido demoledor. Ya lo dice el refran "el dinero no da la felicidad"

    Bss.

    ResponderEliminar
  7. Qué maneras de adornar una historia tiene alguna gente!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Oh! ese final.
    Inesperadamente, asi, me quede...

    ResponderEliminar
  9. La ambición de una u otra manera, todo lo contamina. Bella forma de contar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Triste e inesperado el final de una historia que pudo ser la salvación de dos solitarios.
    La ambición de poseer el todo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Triste, pero es lo que tiene el oro, es sólo eso oro, ni más ni menos. Y algunas vidas parecen ser ... otra cosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. El final inesperado me ha dejado perpleja, al principio no entendí, pero después me ha entristecido mucho.En fin, la vida a veces es así. Me ha encantado la primera frase, ese tipo de soledad debe ser de las mas duras, o será al contrario? Tal vez es más feliz el que no tiene recuerdos de amor que lo hagan añorarlo?Bs

    ResponderEliminar
  13. Trágico final... las pasiones a veces, hacen que las personas se conviertan en febriles acechanzas, sobre todo, para quienes andan desprevenidos por la vida.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  14. Hola!
    Tienes un premio de regalo en mis puntos... por si te apetece pasar a recogerlo.
    UN beso!!!

    ResponderEliminar
  15. digno este tu relato de cuentos de filme de otros tiempos...digno este tu relato de UN ME HA GUSTADO por que en pocas líneas me has llevado de la miseria a lo brillante del oropel de los vestidos encajados en belleza limpita, como reronovada, por que me has llevado el escondido amante que desafortunadamente asesina para conservar , para atrapar a su amada: para mí o para nadie...por que dices en un momento dado que ella es esclava de su pasado y que no le queda más remedio que ser del que puso el dinero...hay un tono lastimero, triste, que...
    medio beso, miralunas.

    ResponderEliminar
  16. Esto también es una fiebre, y de las malas, sólo para mí, como una obsesión, y las obsesiones ya se saben como acaban, mal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. De la union de dos tristezas solo puede salir otra tristeza. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Una vez escribí un haiku sobre esto:

    dos almas solas,
    al unir sus destinos
    ¿dos soledades?

    Me deja tu hermoso y triste relato, un regusto agridulce. Por un momento parece que tocaron las puertas del amor y la esperanza. Después ambos demostraron su impotencia para esa nueva situación.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta como cuentas la historia, muchos matices de la redacción son puro lujo. La historia, triste, las soledades no se complementaron, como habríamos esperado.
    Beso con admiración.

    ResponderEliminar
  20. Que manía tienen algunos en matar a otros antes de suicidarse.
    Porqué no se suicidan y dejan que los otros vivan?
    Cuánto egoísmo emocional...

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Un relato bien contado, que nos hace ilusionar con un final felíz.
    En todo caso, el uso de algunos términos, ese final desencajado, nos acercan a un relato muy bien contado, original, con tu "estilo miralunas". Da como para un novela.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  22. Un encuentro de dos almas perdidas con un triste final. Muy bien narrado. Besote

    ResponderEliminar
  23. Y una que creo que esto será todo miel y amor... y me has dejado con un regustilllo triste, pero así son las cosas y la vida. Me encantó leerte!!

    Besos

    ResponderEliminar
  24. A veces pasa que al unir dos soledades el mundo se desmorona. Encandilados por el brillo de lo que pudo ser y no era. Precioso.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Qué bien has escrito este comercio mal comerciado, letra a letra hilando un encuentro desencuentro, fracaso, oro falso. Te felicito Miralunas y te pido disculpas por la tardanza, anduve hasta ayer mirando el sol puro de Nápoles. Besitos cariñoso.
    Me encanta la imagen de Tamara de tu perfil.

    ResponderEliminar