miércoles, 18 de agosto de 2010

todavía



a Tere, tan querida de mi alma

Es cierto. Andar casi sin laburo le ha agriado un poco el carácter, que ya de por sí no es "ja! que Portal a la Alegría!". Y lo ha puesto silencioso. Y casi se le ha borrado la forma de mirarla, pero igual... la quiere tanto!
La quiere mas que a su vida, eso es seguro. Total... para esa vida de miércoles! Si no fuera por ella, que lo ha salvado tantas veces de su propio desencanto, vaya a saber que sería de él a estas alturas.
Si, claro. Ella tiene razón en enojarse facil, en haberse vuelto día a día mas desaprensiva en el amor y en la caricia. Se le aprieta el pecho de solo pensar que ella cumpla con esa velada amenaza: sin ella podría menos de lo que puede ahora. Pero no sabe decirlo, así que se calla. Y sentir ese miedo no es de hombre, así que se ensimisma en una rutina silenciosa.
Pero hoy buscó un poco de lo que aun le queda en el alma y le dijo: "Mirá que sos linda!..." Ella lo miró rara; sonrió apenas, sorprendida.
Es que, seguro, ella no sabe lo que sabe él: anoche, a la madrugada, su pié buscó la pierna de él y la enredó con su pierna, en un suspiro. Dormida.
Y ahora él sabe que ella lo necesita un poco.
Aunque sea para no dormir sola.
Todavía lo necesita.


13 comentarios:

  1. Excelente relato, decís mucho más de lo que decís, y de un muy buen modo.
    Te sigo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. no podría ser de otra manera...

    ResponderEliminar
  3. Brindemos que hoy es siempre todavía, como dice la canción.
    Rica prosa de amiga
    Un beso a cada una!

    ResponderEliminar
  4. Todavía lo necesita, todavía existe ese pellizquito en el corazón, que hace que el mundo se mueva...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lindo enroscar las piernas entre las de él. LINDO.
    Lindo relato Reina!

    ResponderEliminar
  6. Es bueno saberse necesario, pero tampoco puede ser lo único. Con eso solo no basta, pero es un comienzo. Un hilo de esperanza.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Que les dure mucho.
    Aunque yo no apostaría por ellos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El amor es lo más fuerte, lo más de todo!

    Aguante Miralunitas

    Estercita

    ResponderEliminar
  9. Ah, eso de enroscar las piernas... eso es una auténtica gozada!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  10. Ay Amigamía cuanto me conoces y que bien me describes,nadie mejor q vos sabe que sigo apostando a salvar lo que ya no es...y que no tengo el coraje suficiente de subirme a ese tren que tantas veces a parado en mi estación. Pero quiero ser la protagonista del film " Los puentes de Madison II", abriendo la puerta de la camioneta y bajarme.
    Besos y gracias por tenerme en tu blog
    Tere

    ResponderEliminar
  11. qué bien cuentas!
    Y a Tere le diría que alguna vez he pensado en ese final de Los Puentes de Madison... pero ¿sabes qué creo? que aquel amor fue perfecto precisamente porque ella no bajó y se fue con él. De ese modo el amor nunca cambiaría, siempre sería profundo e imborrable... muchas veces dudo de que, si abriéramos la puerta y bajáramos, ese amor seguiría siendo el que esperábamos.
    Pero para eso está la vida, para atreverse y para equivocarse.
    Besos

    ResponderEliminar