miércoles, 12 de septiembre de 2012

ojo por ojo


Rosalía tenía un par de ojos almendrados que, antes de la tristeza, habían ocupado la imaginación de más de uno en el barrio de su adolescencia.
Y cuando se enamoró de Oscar se le pusieron más bellos los ojos y su risa parecía una algarabía de pájaros. “Es por reflejarme en el cielo de su mirada”, suspiraba mientras adoraba aquellos ojos de tan intenso color celeste.
 Después, no sabe de qué oscuro sueño despertó entre gritos un día; con su forma de mirarla haciéndola sentir tonta a cada momento; con su indiferencia haciéndola invisible según pasaba el tiempo. El amor que entonces la iluminaba la agrisaba sin remedio hasta que un día dejó de ver el cielo de su mirada y se le fue secando el alma. Se le cambió la miedosa pena por un sentimiento amargo que le enfriaba el corazón.
Entonces, un día dejó de cocinar; otro de planchar la ropa tan prolijamente; se demoraba varios días en cambiar las sábanas; como no abría la ventana el olor ácido de su amargura se fue prendiendo de las paredes.
Oscar tardó un tiempo en darse cuenta de las sábanas, porque casi siempre llegaba borracho. Y de su ropa descuidada porque no le importaba. Y del olor ácido  porque no la veía.
Pero de la comida se dio cuenta el primer día, claro. Y gritó. Y otro día la zamarreó un poco. Pero a Rosalía ni siquiera le importó cuando casi le rompió la boca de una cachetada. Ella estaba desalmada y con el corazón helado, total. Y con un rencor sordo por su mirada y su risa perdidas.
Así que cuando se despertó en el hospital y le dijeron que aquel “desmayo que la hizo caer en forma tan desafortunada contra el marco de la puerta le había provocado la pérdida de su ojo izquierdo”, se quedó en silencio. Ya no valía la pena decir que Oscar la había golpeado con la plancha de los bifes.
Eso sí: gestionó una prótesis para su ojo y casi pudo sonreir con alegría, cuando se miró al espejo con su cara otra vez completa; aunque se viera así, un poco rara. Sobre todo por el horror de Oscar que se fue sin volver ni para buscar sus cosas.
Y porque ella ya no podría olvidar porqué su nuevo ojo era de color celeste.
 
mas ojos por ojos en casa de Teresa

60 comentarios:

  1. me ha surgido este relato de un tema ya indicado, pero me ha salido facil.

    y así, vuelvo a volver.

    los abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ahora tiene su propio cielo.
    Ay! no se si reírme o enfadarme con estos que se merecen sacarle los ojos.
    Que lindo Amigamia, leerte en los relatos.
    Y te cuento que Neogeminis, otra juevera (Y geminiana) dice que es casi una adicción.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o su propio infierno.
      gracias por tu referencia, Amiga.
      todo esto de lo jueves me huele a sabrosa aventura.
      beso

      Eliminar
  3. Crudo relato, no ya por la pérdida del ojo, sino por la mengua de la ilusión, de la vida de Rosalía.
    Bienvenida a los jueves.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la ilusión es una loca huésped que abre ventanas.
      y Rosalía estaba sola de ella, si.
      gracias, Juan Carlos!
      abrazo

      Eliminar
  4. una relato triste como es la vida de muchas mujeres, ella perdió un ojo, y otras pierden la vida.

    Bienvenida a los jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, ana. asi es como es.

      gracias por la bienvenida!

      Eliminar
  5. Una gran lacra esto de la violencia de género. No denunció y después pensó que no valía la pena; pero siempre vale la pena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. una oscura lacra, si. y una honda soledad social, también.
    cambio abrazo por abrazo, mejor.

    ResponderEliminar
  7. benvenidos a mi casa, para todos los que me hacen sentir tan cálidamente bienllegada!

    ResponderEliminar
  8. La violencia doméstica lamentablemente es más habitual de lo que uno podría imaginar y en semejante situación, es lógica la sed de venganza. Pero no creo que sea el camino para la reconciliación con nuestra alma, al contrario, actuar por despecho y rencor enturbia e impide el equilibrio que se busca.

    saludos jueveros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la violencia doméstica me ha desvelado y me desvela como mujer y como profesional. y por eso sé del equilibrio que se diluye en la tristeza y el miedo.

      gracias por tu visita, geminiana como yo!
      saludos de jueves!

      Eliminar
  9. Un gusto conocer tu casa, Miralunas. Y también, muy acertado y actual tu aporte. Denunciar, es obvio que, es la premisa para apoyar a las mujeres en estos lamentables episodios, pero las instituciones y organismos están obligado a mejorar y brindar respuestas para no seguir aumentando el número de trágicos finales. Saludos, te espero por mi blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, Luis! denunciar es la premisa necesaria aunque no siempre tenga el necesario resultado. pero a veces, el dolor y el miedo llevan a las mujeres por senderos casi demenciales. así es como es, aun.

      saludos jueveros y ya voy para tu blog!

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. celeste aunque la vida le cueste, si.

      gracias por tu visita!

      Eliminar
  11. No quisiera ponerme sublime con cosas que suceden o nos suceden en la vida cotidiana. Pero me conmovió, como me conmueve ver gente tan cercana y luminosa que de repente un día despierta ensombrecida...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. siempre su cierta mirada, curiyú-i.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Una historia del más puro horror contada con la belleza de una poesía. Su mirada siguió siendo limpia libre ahora del yugo de la fuerza y la sinrazón aunque a que precio. Dura historia y muy real.
    Un placer conocerte en este jueves.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. igual para mí, José.
      generoso comentario. gracias otra vez!
      abrazo por abrazo

      Eliminar
  14. Bienvenida cariñosa a los jueves, Miralunas, bonito nombre, muchas lunas, depende del estado de ánimo, tener buena o mala luna.

    Me quedé fascinada con la plancha de bifes (¿carne o filete?), me quedé agotada del aguante insoportable, me quedé rabiosa con el ojo celeste, morado de golpe, pero celeste.
    No soy de venganzas, pero...un golpecito con plancha bifes pas mal estaría. Una historia que se repite y ya agota.
    Besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una mujer que defendí hace tiempo, cansada de gritos y ofensas, le plantó a su marido en la cara la plancha, con bifes y todo. Pero apenas si le rompió la nariz y un juez con muy sano criterio (una rareza) nos otorgó el "en propia defensa" y exclusión de espacio para el agresor. me imagino que te gustará enterarte de eso.ahora esa mujer escribe y vieras cómo!

      gracias por tu bienvenida y tus palabras, Natália!

      Eliminar
  15. Estremecedor.

    Si me permites, ya me vengo yo del hijoputa ese. Va a desear no haber nacido.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Pues para ser la primera vez que te encuentro, amiga juevera, debo dejar un montón de palabrotas dirigidas a ese energúmeno!!!

    Me gustó tu participación, bravo.

    Un beso y un café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no se prive de nada, vea. que esos todo se lo merecen!

      gracias!
      beso por beso y café por café!

      Eliminar
  17. En este relato lo de "ojo por ojo" tiene otro significado, distinto, más dulce dentro de la tragedia (si eso es posible). Al final no necesitó más ojos azules para SENTIR. Al final descubrió su propio "ojo azul" y con eso era suficiente.
    Buen realto, me gusto.
    Un abrazo
    ibso

    ResponderEliminar
  18. Aquel falso amor le costó un ojo ficticio y simulado. También me gustó este relato, es dulce como tus palabras :)) -hacía bastante tiempo que no te leía-.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Yo más que los ojos le hubiera arrancado otra cosa que tienen los hombres y le iba a doler más jajaja
    Muy buen relato, impresionante y triste a la vez. Cuántos casos hay como este, muchísimos, al menos Rosalía pudo cobrarse venganza.
    Bienvenida a los jueveros!!! Un placer leerte.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cierto, Sindel!
      gracias por tu generosa bienvenida!
      abrazo por abrazo!

      Eliminar
  20. MUY BUEN RELATO Y SE ARRANCARÁN LOS OJOS, PERO ESTE RELATO JAMÁS.


    SALUDOS DESDE UN ANHELANTE LUGAR DE MÉXICO.

    TE INVITO A PASARTE POR MI BLOG, QUIZÁ TE GUSTE.

    "LA VIDA ES UN GRAN CIRCO, PERO SIN ESPECTADORES"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la vida es un gran circo, si.
      ya andaré por allí.
      gracias por tu visita!

      Eliminar
  21. Pobre, con su ojito de cristal, hay que ser positivo, al menos puede darse la oportunidad para conocer que la felicidad no es eso y que el azul celeste del cielo es más intenso, si cabe...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a veces el cielo que buscamos resulta un infierno.

      gracias por tu visita!

      beso por beso

      Eliminar
  22. Un magnífico relato. Me gusta tu ironía y tu sensibilidad. Bs.

    ResponderEliminar
  23. Algún día, esa violencia , que encierra una enorme cobardía para el que la practica, acabará siendo tan sólo un mal recuerdo en la memoria colectiva. Al menos ese es el deseo de muchos hombres que ante estas noticias nos sentimos avergonzados por lo que otros hombres son capaces de hacer.
    Me ha encantado visitarte y me gustaría verte por los jueves a menudo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cierto, cierto. ojalá que si. celebro tu sensibilidad.
      hasta el jueves!
      abrazo por abrazo.

      Eliminar
  24. Lo más duro es: "despertó entre gritos un día..." final redondo y conciliador. Un beso

    ResponderEliminar
  25. La vida de demasiadas mujeres, los malos tratos no cesan, al menos en tu relato se terminaron aunque el recuerdo viva en un ojo azul.
    Bienvenida a los jueves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. así es como es, san.
      gracias!
      abrazo por abrazo.

      Eliminar
  26. Sea bienvenida tu prosa dulce.... A pesar de la dureza del texto y de la realidad hiriente de la trama. Ojalá, desde su ojo azul vea nuevos horizontes.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ojalá que sí, Rosa, por ella y por nosotras!
      beso por beso

      Eliminar
  27. Duro y triste relato!pero qué bonito lo has contado y toda venganza es poca para ese malnacido.
    Bienvenida a los jueves, muchas gracias por acudir a mi convocatoria y dejarnos estas palabras tan bonitas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por tus letras generosas, Teresa!
      y gracias por los jueves!

      beso por beso.

      Eliminar
  28. De nuevo por tu casa, disfrutando de las cosillas que nos dejas. Siempre un placer.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Un placer llegar hasta tu casa Miralunas.
    Recuperó la mirada de cielo, algo vidriada y tiesa, no se puede recuperar la ilusión pero al menos no lo pierde todo.
    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  30. Un ojo por ojo, muy particular...Un relato muy bien llevado.

    Me alegra que llegues a los jueves y seas una más de nosotros.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  31. vaya uuufff !!! que relato mira que me dejo impresionada y es que en verdad suele suceder

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. asi es como es, y sucede mucho más, si!
      gracias por venir.

      Eliminar
  32. Qué lastima que le costara un ojo de la cara conseguir librarse de ese cabrón!!!!! Perdona por la expresión, Miralunas, pero es lo primero que me sale cuando conozco algún caso de violencia doméstica (normalmente de mano de los varones - si hubiese sido al revés, habría colocado el género femenino). Sobre violencia doméstica (yo no la llamo "de género") hablo -por desgracia- muchas veces en mi otro blog que administro en paralelo junto con el que visitaste. :/ Una lacra social que arrastramos y arrastraremos ad aeternum. La verdad es que no veo solución inmediata - fallan las leyes, falla la justicia, falla la seguridad... Tristemente falla casi todo.

    Todo un placer pasar por tu casa. Con tu permiso, me quedo por aquí.

    Besitosssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. este relato ha tenido un impacto que no esperaba y que me emociona por su significante.
      deseo, mas que esperar, que no sea ad aeternum.

      quedate lo que quieras, todas las puertas están abiertas. Y gracias.

      abrazo

      Eliminar
  33. querida, qué relato más crudo y sincero.

    me emocioné.
    me alegro por ella, que pudo dar vuelta la historia...aunque le salió un ojo de la cara...:( quizás un precio alto, quizás no.

    en fin, te mandé mail.
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya voy hacia el buzón!!
      abrazo y beso, bnita alelí.

      Eliminar