jueves, 11 de octubre de 2012

teléfono


oye, niña, no quiero ver esa desolación inacabable enredada en tus pestañas, abatiendo la nívea palidez de tus párpados. no, otra vez. no, mi dulzura, que tu pechos se muevan agitados por el deseo, que no quiero que la pena te quite el aire. despiértate, bonita. mírame, que aquí estoy. tócame!. acércame a tu boca loca donde siempre está tu corazón. mírame. mírame, preciosa, con tu inocencia de duende escondido en el closset, con esa picardía de diablillo caído del cielo. tómame. quiero sentir la seda de tu blanca mano. necesito regodearme en el suave y juguetón tobogán de tu oreja, querida. mírame! que soy enteramente tuyo. háblame. háblame, smoothie, que sólo vivo con la miel de tu voz. mírame. tócame. acércame tu boca. tómame, querida! estoy casi al alcance de tu mano. mírame. estoy aquí. tómame! 
no me dejes así, Marilyn!


más teléfonos en el lugar de encuentro
   

44 comentarios:

  1. jejee hay mujeres que logran despertar pasión hasta en algo inanimado, como el teléfono! jajaja
    Muy original!
    Un saludo juevero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pasión que no pudo salvarla, preciosa Marilyn, pobrecita.
      gracias, Neo
      saludo juevero

      Eliminar
  2. Nunca vienen mal una palabras de cariño, de pasion, de amor, de sexo, a través del hilo teléfonico, y sobre todo cuando media la distancia.

    BESICOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la distancia y la soledad, Ana. cierto.
      besicos de jueves, Piba!

      Eliminar
  3. Eso es pasión telefónica, lo demás tonterias. Me sonó a bachata, ritmo sabrosón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bachata sabrosona? ojalá hubiera sido un ritmo sabrosón para Marilyn!
      abrazo de jueves.

      Eliminar
  4. Ay, pobre... :/

    Besos, miralunas.

    ResponderEliminar
  5. Otra mirada. El teléfono que se ofrece como medio para que pueda pedir ayuda a través de él. Deje........no me haga caso.......es mi imaginación jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. imaginación coincidente, Dany! así que le hago caso!
      besos. lindo verlo por acá!

      Eliminar
  6. Ojalá Marilyn hubiera tenido uno que la llamara así, con todo el cariño, ella llamaba mucho, dicen, al psiquiatra, a...nadie la escuchaba de verdad. Lástima de besito no dado.
    Me encantó amiga, otro besito.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado, eso que dice Natalia, ojalá Marilyn hubiera tenido alguien que hubiera hecho esa llamada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ojalá hubiera tenido, Juanca. siempre me entristece pensar en eso.
      besos

      Eliminar
  8. Preciosa dedicatoria a esa diva de erotismo y seducció que fue Marilyn. Lástima que no pudo oir esa llamada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o no pudo hacerla!
      abrazo en jueves, Carmen!

      Eliminar
  9. Hice la asociación de Marilyn y el teléfono en algún momento pensando en este jueves.Me es inevitable asociar la imagen de la soledad y el teléfono descolgado como último recurso.

    Muy buen aporte, me conmovió.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si. así es como lo siento, también.
      lindo que te haya conmovido.
      besos!

      Eliminar
  10. Es triste pero consolador. Un a mor es un amor, o un deseo es un deseo, mejor que nada, ya es. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Ójala ese teléfono hubiera sido atendido en su ruego, posiblemente ahora podríamos disfrutar con la presencia de una de las criaturas más solitarias y maravillosas que ha dado el cine. Pura piesía tu relato. Enhorabuena, me encantó.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me enfeliza tu comprensión cabal de mis palabras.

      gracias, gracias!

      abrazo de jueves, José!

      Eliminar
  12. ¡Ops! Si una caricia se pudiera escuchar en el momento justo...

    abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ...Y el teléfono se ruborizó y con la piel de plástico sonrosada por la emoción sonó, sonó y sonó hasta que Marilyn se puso y se produjo el milagro.

    Bonito diálogo.

    Abrazos.
    Alfredo

    ResponderEliminar
  14. Hermoso homenaje a esa diosa de la belleza, y a ese momento en que si hubiera alcanzado a tomar el teléfono, la verdad habría salido a la luz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o tal vez hubiera tenido otra oportunidad, tal vez.

      abrazo, Sindel. en jueves.

      Eliminar
  15. muy buen relato, me ha sorprendido, me gusto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué bien sorprenderte!
      gracias, María.
      abrazo

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. siempre pensé que la desesperación fue una compañera de Marilyn.

      Eliminar
  17. Pienso como Neo que mujeres como Marilyn son capaces de despertar la pasión incluso de objetos inanimados como el teléfono. Lástima que esa invitación a no dejarse vencer, a no dejarse abatir, no partiera del otro lado del teléfono en forma de llamada liberadora de todos sus fantasmas. No me queda clara si esa llamada se produjo y no fué atendida. Lo cierto es que tuvo un final trágico de juguete roto.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dicen que cuando la encontraron su mano yacía cerca del teléfono descolgado. juguete roto! qué trágica y atinada definición!

      abrazo juevero!

      Eliminar
  18. Todas las llamadas para Marilyn...¡unas tanto y otras tan poco!
    Siempre nos quedará la duda de si oyó o no, la llamada. Juguete roto, como dice Pepe.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. dios... un relato sorprendente... trágico suceso... pero el relato sin dudas muy bueno! besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, Gastón!

      gracias por tu visita, además.

      Eliminar
  20. Muy buen relato miralunas, corto pero excelente de principio a fin.
    Te felicito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. ¿Quién te pudo salvar niña de dueños tan poderosos?. ¿Quién pudo escuchar tu súplica postrera cuando no había a donde llamar?. ¿Dónde está tu diario que a tantos incomodaba?. No hubo nunca cuento de hadas más que tras las cámaras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. así es como fué, Ibso. tu comentario me produjo la misma tierna tristeza que cuando escribí estas letras.
    un abrazo

    ResponderEliminar