lunes, 15 de febrero de 2010

versátil propuesta para matar al santo


Iba a tener que reconocer que Cortazar ya no la emocionaba como antes.
Mejor, le daba oportunidad hasta mañana; los lunes son siniestros y se aprovechan de algunos intersticios.
Sumado, le maldito sanvalentín de ayer, con todos esos corazoncitos y ramitos por todos lados, "y todas esas parejas haciendo como que..., si el diario decía que en este país somos muchos mas los solos", pensó mientras se masajeó un poco la nuca.
Mierda! ya estaba el lunes en su intersticio.
"A todos se les ocurrió venir a pagar sus facturas, hoy a esta hora?", se preguntó sin sorpresa. Debió imaginarlo, es lunes 15 y los fines de semana nadie paga las cuentas.
Se ubica en la fila sin saber si seguir desinteresada con Cortazar. Se fija si la factura sigue como señalador; sigue ahí. Cuenta las personas que están antes que ella en la fila: diecisiete. Ja! el 17 es la desgracia en la quiniela. Definitivamente, el lunes ganó el intersticio.
Sonrió, conmiserada de sí misma. Miró la hora sin verla, total que no le importaba llegar tarde.
Aún con la mueca de sonrisa, sus ojos recorrieron distraídos los rostros de todas las personas. Pasó la cara que le sonreía de largo, pero el inconciente le hizo volver la mirada. Y allí estaba esa mujer mirándola, sonriente y amigable, como si la conociera. Extendió tres milímetros su sonrisa y continuó su recorrido.
"Me conocerá de algún lado? Será importante reconocerla? Tendré algo que le causa gracia? Maldito lunes y maldito sanvalentín, como si mas importante no fuera el año cuatromilnosecuánto de los chinos!"
Volvió a la mujer y contó ocho. "Incendio, el 8 es el incendio, mi número preferido. Inútil, pero preferido", pensó un poco divertida. Don Cabrera la cargaba en la oficina. "Niña, juéguele a otro que con ese teminará mas quemada de lo que anda".
- Y cómo sabe que ando quemada? Cómo es eso de quemada?- le había preguntado un día cansada de la sentencia.
- Porque se le nota en los ojos y en la boca que ya no tiene esperanza.
Viejo atorrante y metido. Nunca mas jugó a la quiniela, para que aprenda.
Linda mina, se dijo mientras pensaba cuándo empezarían a atender los cajeros.
Descubrió que la mujer se volvía para mirarla y que volvió a sonreirle. Le devolvió la sonrisa, por educación. Le gusta su mirada de buena mina, con esos ojos color miel.
"Ojos color miel?", se miró las manos y sintió un leve cosquilleo en las sienes. "Si fuera un tipo pensaría que se me nota la soledad, pero es una mina". Bueno, talvez se haya dado cuenta antes que los tipos, no? Para eso es mujer, para darse cuenta.

Epa! Comenzaron a atender y van muy rápido, qué suerte. El incendio ya está en la caja! No puede evitar una sonrisa divertida, mire que llamarla incendio. Ni siquiera es pelirroja, tiene un suave pelo entrecano. "Suave pelo?", las cosas que está pensando. Debe ser el lunes en su intersticio y su alma hambrienta de alguna mirada solo para ella.
Se sorprende con la voz a su lado: -Dale, que te espero.
- A mí? Nos conocemos? Yo no recuerdo...
- Es que se te nota el maldito sanvalentín, querida. Dale, que te espero!
Cabecea aceptando y mira hacia la fila. Ahora, el incendio es ella.
Pasa un largo momento en el que no puede pensar, ni comprobar si la mujer la espera. Juega a la quiniela mentalmente, como para distraerse. Ahora es niña...., ahora es agua...; ...ahora son los huevos! Ajá, huevos. Paga y se va.
Ella sigue ahí.
La mira interrogante e incómoda.
- Ah, es que te vi en los ojos y en la boca que ya no tenés esperanza. Y como es lunes..., viste que los lunes...?
- ... se aprovechan de los intersticios. Te mandó Don Cabrera a vos?
- Eso! Don Cabrera? No entiendo!- dice la otra con su mirada suave y su risa amigable.
- Bueno, ya no importa.
- Te invito a pegarnos un faltazo y a matar a sanvalentín en la costanera!
Ella siente que no sabe cómo, el intersticio va quedando libre de lunes y la invade un aire como de muchos 23, así que le jugará al 72 y vaya sorpresa que se llevará el viejo!
Como muchachas, otra vez, llaman a las oficinas presentando la misma dudosa excusa de los lunes. Y luego se miran, e intentan un abrazo. Se miran otra vez y otra vez.

Cuando toman el taxi, la Esperanza se sienta al lado del tachero.


Imagen: Google

Significado de números en la Quiniela: 17- desgracia; 8- incendio; 23- mariposa; 72- sorpresa.
Tachero: chofer de taxi.










15 comentarios:

  1. hola miralunas!!!!!!!!
    muchísimo tiempo alejada del mundo blogger

    le juego al 72 nomás y me siento entre el tachero y la esperanza
    beso

    ResponderEliminar
  2. Que belleza de texto Miralunitas. le diré una cosa, si no hubiera escrito Esperanza al final, se entendía igual y daba más vuelo. Este relato es excelente, uno de los de usted suyo que más me gusta!

    Estercita

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado el relato aunque me temo que se me ha escapado algo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Mire, con usted me subo a cualquier taxi, ya se que ahí viajará esa doña, sentada al lado del tachero.
    Para mi pongámosle al 23, no se si nos dará plata, pero sin duda "vuelo".

    Genialidad de texto compañera!

    ResponderEliminar
  5. pero mirá que lindo texto resultó de la muerte del santo. Tiene la textura de un día esperanzado, la rebeldía frente al lunes, el desenfado y la estética del cómplice. Un relato porteño en toda su dimensión.
    y al 83 le vino el 20, y a la 15 y la 21 les vino el 31.

    Linda combinación pal quini.
    beso,

    ResponderEliminar
  6. Me viene bien un 23 para arrancar un lunes, los demás numeritos se los dejo al tachero.
    Abro las alitas que listo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante su relato. Me gustan los escritos que tienen esos pequeños códigos que se repiten de principio fin.

    Números e intersticios, linda combinación.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me dejé llevar por estas dos damas y me he sentado en el asiento de atrás, a tu lado y detrás de la esperanza. Ojalá no sea Dios el que maneja el taxi... sus métodos a veces me sublevan. "Hasta la costanera y no hable! Gracias"
    Hermos
    Abrazooo

    ResponderEliminar
  9. Semana de carnaval, donde el tenorio de don Carnal le mete mano a todo el mundo...
    Pasar siempre un ratito en tu universo merece la pena.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ahora es niña, ahora es agua.
    Encuentros en la urbe de gente que actua como robot y calientes aceras.

    ResponderEliminar
  11. Hola Miralunas:
    Un texto antisanvalentinero divertido. El problema es que de este lado del charcovamos a necesitar una explicación sobre las quinielas...al menos yo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Los lunes también pueden ser un 20.
    Las minas se dan cuenta de todo. Lástima que me di cuenta tan tarde!
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado tu texto aunque debo reconocer que me ha costado un poco leerlo.

    Yo me quedo con el 23, siempre es bueno tener mariposas revoloteando alrededor.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. pues nada, al 72 y a ver qué sale...

    Besos.

    ResponderEliminar