miércoles, 16 de mayo de 2012

París, 5 de mayo de 2012.


                                                                 
Recibió aquella carta con un sobresalto.
      "Silvia, yo también espero que leas esta carta, que escribo sintiéndome como un "ladrón, saliendo a tu encuentro. No será, claro, una carta de amor; tampoco la "esperarías, estoy seguro. Es solo que Karina ha dejado tu carta en el cajón de nuestros "papeles, donde van las facturas y esas cosas. Y creo que me ha puesto una trampa.
"He leído tus letras con la misma hambrienta atención que me despertaba escucharte; no "tengo ya aquellas charlas, lo confieso. El caso es que he decidido responderte esa carta, "mas que nada, por ese enojo escondido que he leído con cierto placer, pido disculpas "por eso.
Silvia se sorprende recordando a Alejandro con una sonrisa. En verdad, siempre le descubría los "enojos escondidos" y conversar con él era abrir su mente a cosas impensadas, imprevistas, asomándose a oquedades y luces, acostúmbrandose a eso. 
Se dió cuenta que se había quedado de pie en el mismo lugar donde comenzó a leer la carta; el sobre rasgado a sus pies.
     "Compusimos una buena pareja, es verdad; y estaba aquella complicidad, además. Por "su nombre y su ausencia? Tal vez. A veces pienso, muchas veces, lo admito, pienso en "esa amistad que alimentamos como se alimentan algunos amores: como si cada día fuera "el del último tren. Y todo eso de ese nuevo hombre creciendo dentro de mí también es "verdad, claro.
"Qué raro es recordar ahora nuestros momentos de romance con esa intimidad contigo, "que para mí un descubrimiento: dejarme ir por tu risa, por tus abrazos, por tus piernas "como por un amigable tobogán de arena. Haber caminado las calles de Buenos Aires "contigo, hace que te recuerde en algunas calles de Paris, sobre todo cundo Karina no me "acompaña . Y Karina casi nunca me acompaña.

Ah, tampoco en París lo acompaña. Lo recuerda una madrugada en que comían chocolate en la Plaza de los Dos Congresos y él se puso lejano de repente. "Mirá que lindo es ésto. Karina siempre se lo perdió. Habrá sido mi culpa no hacer que le gustara la calle al lado mío." "Culpa tuya es que yo no camine a tu lado en París", piensa en eso y siente la garganta seca.

     "Voy releyendo tu carta, querida Silvia, y revivo nuestra intimidad sin prejuicios. "Como lograste que yo pudiera alivianar mi carga, contándote esas cosas de mi vida: la "traición de Marisa, su devastadora mentira, que me degradó como hombre hasta el "mismo instante anterior a desear la muerte. Pero no estabas vos ahí, sino "Karina; porque así es a veces el destino. La brisa de la vida, decías vos?
"Ahora creo que me enamoré de Karina por necesidad de salvarme, porque era la que "estaba ahí, en la puerta del Infierno en el que quería quemarme; aunque ahora me "parezca tan melodramático. Y me enamoré contra tda razón, seguramente. Así es como "actúa la desesperación sobre las heridas abiertas, no?

Silvia solloza casi sin darse cuenta. Ha andado hasta el cuarto buscando cobijo en la blandura de su cama, en la calidez del velador, tal vez. Tiembla un poco porque su mente y su alma se envoraginan de veloces recuerdos. Tan intensos. Y siente una amigable cercanía con ese hombre. Ella sabe que fué así como él lo escribe. Muchas veces recostó en su hombro el cansancio de su historia. Se seca las lágrimas por entre sus anteojos para seguir leyendo.

       "Pero quiero que sepas que vos calmaste mucho mas que mis "ardores" (me he "sonreído con esta expresión que me ha traído la especial entonación de tu voz en "algunas frases). Has hecho mucho más, digo: has dado cobijo a mi corazón, sin pedirme "casi nada a cambio. Y hasta hubo un tiempo en que me alcanzabas sin nada más que "recibiéndome como lo hacías. Aunque ahora parezca una ironía, no lo es. Es muy "importante para mí que lo sepas.

"Yo lo sé. Vaya si lo sé, Alejandro." Y se pasó la mano por la frente, tuvo un leve escalofrío.

       "Silvia, que me has hecho reir entre la melancolía con eso de tu cuerpo robusto, tu "edad, tu forma de vestirte! A mi me gusta todo eso, claro. Y tal vez Karina se hubiera "sorprendido, porque está tan ocupada siempre de gustarme, mas allá de lo que necesita "su imagen en su nuevo trabajo! Que tiene un trabajo, ahora, mejor y distinto. Es "modelista de una buena casa de modas, por suerte.
 
Qué suerte, piensa y siente Silvia, que ya no tiene lágrimas.
       "No te he olvidado, querida. Y no voy a olvidarte. Yo necesito de tu recuerdo para "cuando Karina y París me pesan en la espalda y en el corazón. Para cuando Buenos Aires "se me aparece imposible. Necesito tener presente tu mirada, Silvia. Aunque dentro de  "un minuto me digas adiós en tu memoria y en tu cuerpo, me clausures en tu recuerdo.

Ella se siente tomada por sorpresa. Como si Alejandro la estuviera mirando con su mirada esperando. Como si la mirara con aquellos ojos de la primera vez. Porque ella siente que el recuerdo se le desdibuja despaciosamente. Y el enojo se esfuma. Y la triste nostalgia de todo este tiempo.

      "Hubiera sido maravilloso enamorarme de vos, para que te enamoraras de mi. Porque "cuando ando así, como perdido en la bruma de una vida que no termino de elegir, "necesito a esa mujer que escuchó mi advertencia apenas conocernos y me acarició por "primera vez diciendo: "Se fue a París dejándote? Qué enorme dolor, Alejandro!".
"Así que no te voy a olvidar. Nunca.
                                                                                       
                                                                       Alejandro



Un suspiro le recorre las tripas y le sube a la boca un sollozo ahogado.
Mientras se despide definitivamente, en tanto rompe despacio también esa carta que ya no contestará, recuerda otra vez, con toda claridad, aquella advertencia.

"Qué linda sos. Pero no voy a poder enamorarme. Vengo de dos años de amor y un" "reciente abandono. Ella se fue a París. Es una bella travesti. Tenías que saberlo."

23 comentarios:

  1. Cuántas lineas traza el amor, y estas se cruzan y se descruzan en el aire y en el tiempo. Cuánto nos place y nos complica...pero que sea amor, a pesar de los desgarros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. asi es como es, esta historia que le ha sido dedicada, por esas cartas.

      Eliminar
  2. La frase más pelotuda que he escuchado en mi vida es "no puedo enamorarme de vos", como si el amor fuera una cosa que uno se propone que pase y pasa.
    El amor llega y punto. Y a veces te enamorás de la persona menos apropiada, de la que nunca te devolverá amor.
    Mucho peor es la frase "me enamoré de Karina por necesidad de salvarme". Parece un manotazo de ahogado.
    Resumiendo: no me gusta Alejandro.
    Es lo que yo llamo un pelotudo importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ey, piba! usté anda enojada me parece. desde el principio no le gustó que se llamara Alejandro.
      sin decirle pelotudo, siempre me asombra esa aceptación que tienen los hombres de la leve infelicidad, pero infelicidad al fin.
      un beso

      Eliminar
  3. Ando enojada con un tal Alejandro, y se me cruza su imagen cada vez que leo las cartas, jajajaajajaja. Pero .... shhhhh .... queda entre nos.

    ResponderEliminar
  4. todo tiene su periodo de recuperación no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, Noelito. pero a veces esa recuperación....

      Eliminar
  5. Se ha enamorado de alguna manera, esa manera que tienen algunos amores. He aprendido a entender con Alejandro cuando un hombre recuerda a una mujer, quizás sea una buena manera de enamorarse mas de su amor presente.
    Digo,

    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no sé, no sé.
      aunque ahora pienso en esas amantes que sostienen la rutina en el matrimonio de algunos hombres, y todos empiezan a pensar que todo esta bien.
      pero no, eso no parece amor.

      abrazo, cecy.

      Eliminar
  6. Me remite a la época de esas cartas con tantas confesiones, durísimas algunas, hermosas otras. Donde se decía lo imposible de transmitir.

    Ahora......te vienen con.... No recibiste el sms?

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi me encanta escribir cartas. y es cierto. a veces me da miedo olvidarme de escribir dibujando las letras sobre el papel.

      besos, chico.

      Eliminar
  7. Alguna vez escuché a alguien hablar de la reciprocidad del amor, de que si uno no se enamora el otro tampoco y que si uno sí, el otro también.
    Puede que sea cierto en el estado puro de las cosas, o sea, en un tubo de ensayo donde no existe este tipo de variable invariables que hacen al amor.

    En definitiva amor...

    Un placer compañera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amor en tubo de ensayos?
      ja! pensé en un yogurt light con gusto amor.
      se sufriría menos? vaya uno a saber!
      un placer, si. por suerte, compañera!

      Eliminar
  8. Queda gente que todavía ama?
    No conozco a nadie.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. acá hace un triste sábado de otoño.
      ni pienso en hacerme esa pregunta.
      y menos aun en encontrar la respuesta.

      besos

      Eliminar
  9. Pues si no está enamorado y escribe esas cartas como serán las cartas que escriba cuando lo esté. Este relato me ha removido algo dentro. Yo también conocí a alguien que me advirtió "no te enamores de mi" me dijo, pero como siempre hice lo contrario a lo que me pedían.
    Me ha gustado mucho, no me iré lejos.
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  10. Siempre es una alegría poder pasarme y leer tus post, este es especialmente hermoso, te lo agradezco de veras, gracias por hacer de tu post, uno muy especial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay, qué responsabilidad con la que me cargas!
      pro muchas gracias, claro!

      Eliminar
  11. Estas cartas... Ay!

    Un verdadero placer de sábado tarde.
    Gracias, Miralunas!

    Un besote enorme!
    ;)

    ResponderEliminar
  12. Bonita carta, llena de sentimiento. Siempre un placer volver por tu casa.

    Saludos y buena tarde.

    ResponderEliminar
  13. contá hasta diez, quedé knock out...Bellísimo. Qué más podría decir. Besos.

    ResponderEliminar